Kebab de pollo y cordero

Todo el mundo que visita Turquía dice que el kebab de allí no tiene nada que ver con los que comemos en España así que, llegados a este punto, no sé exactamente cómo llamar a esto. En cualquier caso lo que os puedo asegurar es que está delicioso y su elaboración no podía ser más sencilla. La receta en este caso la descubrimos gracias al canal de Youtube Recetas de Cocina por el que siempre merece darse una vueltecita. Animaos a preparar estos kebab y nos contáis qué tal la experiencia.

¿Qué necesitamos?

  • 400 gr de chuletas de pierna de cordero
  • 400 g de contramuslos de pollo
  • 4 cucharaditas de ajo en polvo
  • 4 cucharadas de Ras el hanout (mezcla de especias originaria del Magreb)
  • Sal y pimienta
  • Lechuga (en trozos o en juliana)
  • Tomate en rodajas
  • Cebolla en rodajas o juliana fina
  • Panes de pita

 

Para la salsa de yogur:

  • 2 yogures griegos
  • 2 cucharadas de mayonesa
  • zumo de 1/2 limón
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 3 cucharaditas de azúcar
  • 1 pizca de comino
  • Sal, pimienta y perejil fresco

 

 ¿Cómo lo hacemos?

  1. Cortamos las chuletas de cordero y el pollo en trocitos del tamaño de un bocado.
  2. En un bol ponemos 6 cucharadas de aceite de oliva y 2 cucharadas de Ras el Hanout y mezclamos bien. Añadimos el pollo cortado, lo salpimentamos y espolvoreamos dos cucharaditas de ajo en polvo.
  3. Mezclamos bien para que toda la carne quede bien impregnada y dejamos marinar al menos 1 hora en la nevera (cuanto más tiempo lo dejemos más sabor cogerá la carne).
  4. Repetimos los pasos 2 y 3 con la carne troceada de cordero.
  5. Aprovechando el tiempo de reposo de la carne vamos a preparar la salsa de yogur. Para ello, mezclamos el yogur con la mayonesa. Después añadimos el ajo previamente machacado, el azúcar, el comino, la sal, la pimienta y, por último, el limón y el perejil fresco picado. Mezclamos todo muy bien (no es necesaria la batidora) y reservamos en la nevera hasta que la utilicemos.
  6. Después de haber dejado el tiempo suficiente para marinar la carne, tenemos dos opciones: bien cocinarla en el horno o bien en la sartén o plancha.
    a) Para la primera opción, ponemos papel de horno sobre la bandeja del horno y extendemos los trozos de carne separados. Los horneamos a 200º hasta que los veamos dorados. Al sacar la carne de la bandeja, retiramos el exceso de aceite.
    b) Si preferimos podemos saltearlos en una sartén o hacerlos a la plancha. No es necesario añadir aceite ya que con el marinado tiene suficiente. Esta opción es más rápida ya que no requiere precalentado del horno y la cocción es más rápida.
  7. Ya solo nos queda montar nuestros kebabs. En un pan de pita alternamos carne, lechuga, tomate, cebolla y salsa de yogur al gusto.

Consejos:

– La salsa de yogur podéis rectificarla al gusto pero es preferible quedarnos cortos que excedernos en el uso de algún ingrediente, especialmente con el ajo y la sal que tienen difícil arreglo. Os recomiendo que lo echéis poco a poco y lo vayáis probando.

– Es preferible que hagáis las carnes por separado para que la gente pueda elegir si quiere su kebab solo de un tipo de carne o mixto. Además la carne de cordero suele tener un sabor bastante fuerte comparado con el pollo, que puede no gustar a todo el mundo.

– Las cantidades de la carne son orientativas. Las podéis adaptar según el número de kebabs que queráis preparar.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *