Tarta de ajos caramelizados

Para que luego digamos que los pobres británicos no tienen nada en su gastronomía aparte de los fish&chips y el porridge… Esta receta la probé en casa de mi tía, en Edimburgo y la verdad es que fue sorprendente. Una tarta salada cuyo ingrediente principal es el ajo pero que, lejos de lo que podáis pensar, ni pica ni tiene un sabor fuerte. Es cremosa, suave y ligera al gusto. Espero que la disfrutéis…

 

¿Qué necesitamos?

  • 1 lámina de hojaldre
  • 3 cabezas de ajo (los dientes separados y pelados)
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre balsámico de Módena
  • 220 ml agua
  • 1 cucharadita de azúcar glas
  • 1 cucharada de romero picado
  • 1 cucharada de tomillo picado y unas cuantas hojitas para decorar
  • 120 g queso cremoso de cabra
  • 120 g queso curado de cabra
  • 2 huevos
  • 100 ml nata
  • 100ml crème fraîche (se puede sustituir por nata)
  • Sal y pimienta

 ¿Cómo lo hacemos?

  1. Extendemos la lámina de hojaldre sobre un molde redondo y bajo para que cubra el fondo y las paredes. Pinchamos la masa con un tenedor y ponemos sobre ella una hoja de papel de horno y dos puñados de garbanzos crudos encima (esto ayudará a que al hornear la masa no se infle). Dejamos reposar en la nevera.
  2. Precaletnamos el horno a 180ºC. Horneamos la masa unos 20 minutos. Quitamos el papel y los garbanzos y horneamos otros 5-10 minutos. Lo sacamos del horno y reservamos. Dejamos el horno encendido.
  3. Mientras el hojaldre se hornea, vamos haciendo los ajos caramelizados. Ponemos los dientes de ajo en una sartén y los cubrimos con agua. Los llevamos a ebullición y los escaldamos durante 3 minutos. Escurrimos bien.
  4. Secamos la sartén y volvemos a poner los dientes de ajo con el aceite de oliva. Los freímos a fuego fuerte durante 2 minutos. Añadimos el vinagre balsámico y el agua y lo llevamos a ebullición. Dejamos cocer suavemente durante 10 minutos.
  5. Añadimos el azúcar, romero, tomillo y la sal. Seguimos cocinando a fuego medio durante otros 10 minutos o hasta que se haya evaporado prácticamente todo el líquido y los dientes de ajo estén recubiertos por una especie de sirope oscuro.
  6. Para montar lo tarta, troceamos los dos tipos de queso y los esparcimos sobre el hojaldre horneado. Después, echamos con una cuchara nuestros ajos caramelizados y el sirope por toda la superficie.
  7. En un bol batimos los huevos, las natas, sal y pimienta. Añadimos esta creama a la tarta, tratando de rellenar los huecos que quedan entre el queso y los ajos pero sin cubrir del todo los ingredientes (que se sigan viendo).
  8. Bajamos la temperatura a 160ºC. Horneamos durante 35-45 minutos o hasta que veamos que el relleno esta firme y que la parte superior se ha dorado.
  9. Lo sacamos del molde y servimos con un poquito de tomillo espolvoreado por encima.

Consejos:

– Para poder desmoldar la tarta sin problema una vez hecha, podéis utilizar un molde desmoldable o si no poner papel de horno antes de cubrirlo con la lámina de hojaldre para evitar que se pegue.

– Si lo servis acompañado de una ensalada, estará riquísimo. ¿Y por qué no con una ensalada de rúcula y mango?

La receta es de esta web: http://britishfood.about.com/od/adrecipes/r/caramelisedgarlictart.htm

[English version] CARAMELISED GARLIC TART
 
Ingredients:
  • 1 puff pastry sheet
  • 3 medium heads of garlic (cloves separated and peeled)
  • 1 tbsp olive oil
  • 1 tsp balsamic vinegar
  • 220ml water
  • ¾ tbsp fine sugar
  • 1 tsp chopped rosemary
  • 1 tsp chopped thyme, plus a few whole sprigs to finish
  • 120g soft, creamy goat’s cheese
  • 120g hard, mature goat’s cheese
  • 2 free-range eggs
  • 100ml heavy/double cream
  • 100ml crème fraîche
  • salt and black pepper
 
  1. Have ready a shallow, loose-bottomed, 28cm fluted tart tin. Roll out the puff pastry into a circle that will line the bottom and sides of the tin, plus a little extra. Line the tin with the pastry. Place a large circle of greaseproof paper on the bottom and fill up with baking beans. Leave to rest in the fridge.
  2. Preheat the oven to 180°C. Place the tart case in the oven and bake blind for 20 minutes. Remove the beans and paper, then bake for a further 5-10 minutes, or until the pastry is golden. Set aside. Leave the oven on.
  3. While the tart case is baking, make the caramelized garlic. Put the cloves in a small saucepan and cover with plenty of water. Bring to a simmer and blanch for 3 minutes, then drain well.
  4. Dry the saucepan, return the cloves to it and add the olive oil. Fry the garlic cloves on a high heat for 2 minutes. Add the balsamic vinegar and water and bring to the boil, then simmer gently for 10 minutes.
  5. Add the sugar, rosemary, chopped thyme and ¼ teaspoon salt. Continue simmering on a medium flame for 10 minutes, or until most of the liquid has evaporated and the garlic cloves are coated in a dark caramel syrup. Set aside.
  6. To assemble the tart, break both types of goat’s cheese into pieces and scatter in the pastry case. Spoon the garlic cloves and syrup evenly over the cheese.
  7. In a jug whisk together the eggs, creams, ½ teaspoon salt and some black pepper. Pour this custard over the tart filling to fill the gaps, making sure that you can still see the garlic and cheese over the surface.
  8. Reduce the oven temperature to 160°C and place the tart inside. Bake for 35-45 minutes, or until the tart filling has set and the top is golden brown. Remove from the oven and leave to cool a little.
  9. Then take out of tin, trim the pastry edge if needed, lay a few sprigs of thyme on top and serve warm.
  Tips:
– To take it out of tin in an easy way you can use a quiche pan with the bottom removable or you can just place some oven paper on the tin before rolling out the pastry. 
– Serve with salad. Why not with mango and rocket salad?
 
Recipe from this website: http://britishfood.about.com/od/adrecipes/r/caramelisedgarlictart.htm

Share

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Sergio dice:

    La leche!!

    Esto tiene una pinta increíble. Vaya con los ingleses, menuda sorpresa.

    1. Palstelera dice:

      Pobrecitos, con lo menospreciados que los tenemos desde el punto de vista culinario…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *