Bollos suizos

Hay recetas que las ves y mueres de ganas por hacerlas alguna vez en tu vida. El resultado de las fotos en las webs es tan perfecto que te resulta imposible creer que puedas conseguir que te quede algo, al menos, similar. Pues bien, eso me pasó a mí con estos increíbles bollos suizos del blog de María Lunarillos y he de decir que lo conseguí: quedaron sencillamente espectaculares. Os pongo la receta tal y como yo la hice, ya que los tiempos de levado difieren mucho de la receta original. Vamos, que no es para unas prisas pero merece la pena…

suizos1

 

¿Qué necesitamos?

  • 500 g de harina de fuerza
  • 250 g de leche entera
  • Dos huevos
  • 90 g de azúcar
  • 5 g de sal
  • 3 g de levadura seca de panadería
  • 80 g de mantequilla pomada
  • Un huevo batido para pintar
  • Azúcar y agua para decorar

 ¿Cómo lo hacemos?

  1. En primer lugar, disolvemos la levadura en 100 g de leche templada y añadimos 100 g de harina de fuerza. Mezclamos bien con una cuchara de palo, tapamos el bol y dejamos que fermente hasta que le salgan burbujas.
  2. Tras el tiempo necesario de reposo, añadimos todos los demás ingredientes, excepto la mantequilla. Empezamos mezclando con la cuchara de madera y finalmente con las manos. Dejamos reposar 10 minutos y amasamos de nuevo simplemente cogiendo un pellizco de la masa desde fuera y plegándolo hacia adentro. Repetimos este tiempo de reposo y pequeño amasado otras dos veces. Notaréis que la masa se vuelve menos pegajosa y más elástica.
  3.  Añadimos la mantequilla en pomada y volvemos a amasar. En este caso yo lo hice con las varillas de amasado pero puede hacerse perfectamente a mano. Tiene que quedar una masa bastante lisa.
  4. Untamos un bol limpio con un poco de aceite de girasol y colocamos la masa tapada con film transparente. Dejamos reposar hasta que doble el volumen. Como hacía bastante fresco en mi cocina, yo la tuve toda la noche (en total, la dejé levando unas 20 horas).
  5. Cuando haya doblado el volumen, sacamos la masa sobre la encimera enharinada y la aplastamos con las manos para quitarle todo el aire. Vamos formando bolitas de 60 gramos.
  6. Para formar las bolas perfectas, las pellizcamos para formar una especie de hatillo y luego las boleamos. Como una imagen vale más que mil palabras, podéis ver esta técnica en el vídeo de María Lunarillos.
  7. Dejamos reposar las bolas en una bandeja de horno con papel vegetal tapadas con film transparente hasta que doblen su volumen. En mi caso, las dejé casi 4 horas y no llegaron a doblar el volumen pero fue suficiente.
  8. Precalentamos el horno a 210ºC y vamos pintando los bollos con huevo con cuidado de no aplastarlos. Los pintamos dos veces dejando unos 10 minutos entre mano y mano para que se seque ligeramente la película formada por el huevo.
  9. Con un cuchillo de sierra muy afilado hacemos un corte profundo en el centro y echamos azúcar humedecida con agua (como la que usamos para los roscones de reyes).
  10. Metemos en el horno en la parte más baja (calor arriba y abajo sin aire), bajamos la temperatura a 200ºC y horneamos 12 minutos. Por último, horneamos 1 minuto más con el aire encendido.
  11. Sacamos y dejamos enfriar todo lo que vuestras ansias por hincarle el diente os permitan.

suizos2

Consejos:

– No es una receta difícil pero requiere tiempo y paciencia. Es preferible fiarse del aspecto de la masa que de los tiempos que os indico, ya que dependiendo de la temperatura ambiente y otros factores estos pueden variar considerablemente.

– En muchas recetas hay ingredientes fácilmente sustituibles por otros pero en esta ocasión, no podéis cambiar la harina de fuerza por harina normal ni la levadura de panadería por levadura química.

suizos3

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *